Tag Archives: VHS

Sexy naufragio

La satisfacción de un buen naufragio
La satisfacción de un buen naufragio

Tenía que llegar y llegó, atravesamos la línea del erotismo cinéfilo para pasar al porno. Fuimos al “Star 80” y después de varios minutos de andar rondando la sección sexual con precario disimulo, nuestra madame 80 nos sugirió alquilar una novedad VHS tropicalmente refrescante. Madame 80, o lady 80, como la llamábamos, era una silenciosa admiradora de nuestra sólida aficción cinéfila. Ya nos había recomendado grandes éxitos y nos conocía bien. La llamábamos así porque nos recordaba a la lady, lady, lady de la canción de Eurovisión. Además nos encantaba el nombre elegido para el videoclub que regentaba, el título de una película de Bob Fosse sobre una playmate asesinada por su marido, ¡qué total!. Ella sabía que nos iban las películas buenas aunque fueran un poco raritas, y nos aconsejaba siempre.

Madame 80 no sólo nos permitió coger una porno sin tener la edad, sino que además nos la eligió. Merced a su experimentado y sabio consejo nos llevamos “Sexy naufragio en los mares del sur”, un título verdaderamente sugerente y trabajado. Ni lo discutimos. No era mi primera primera peli porno, porque mi padre tenía una guardada en el cajón que se titulaba “wet rear” y de vez en cuando si me quedaba solo en casa le echaba un vistazo, pero así en grupo era la primera que veíamos.

La historia nunca os la imaginaríais. Los supervivientes de un naufragio en las mares del sur llegan a una isla paradisíaca. Curiosamente hay un solo hombre y un nutrido puñado de hermosas modelos. Pero tranquilas, hay leche para todas… Jerry Butler realiza una interpretación magistral eyaculando a lechazo limpio en los rostros sonrientes de Ginger Lynn, Diva, Crystal Holland, Ashley Britton y Rene Tiffany.

Fue realmente divertido y una buena oportunidad para hablar de temas sexuales explícitos entre mofas y risas. Resultó que de los cuatro amigos del grupo dos eran gays y dos no lo eran, fifty-fifty, sin problema.

Leche pa todas
Macho 80’s: Leche pa todas

El aparato de Vídeo

8743850529_dfe059a15d_o
Y ahora es una pieza de museo

Los aparatos de video se fueron volviendo más asequibles tan sólo unos años después de que salieran al mercado, todo el mundo empezaba a tener uno. Las palabras premonitorias de José Ramón, el cuñado de Jorge, no se cumplieron: “El Betamax es el futuro sin duda, porque ofrece la mejor calidad de imagen a un precio adecuado. ¿En qué mundo cabe que el VHS tenga más éxito?” Pues en este mundo, tan práctico, el VHS tuvo más éxito y en los videoclubs escaseaban las cintas betamax, pero había casetes VHS de todos los títulos. En casa, mi padre, en un ataque de bondad ajeno del todo al lado oscuro, nos compró un video VHS JVC que costó 69000 pesetas en el Pryca, que era un centro comercial situado en las afueras ¡Antes que Jorge y que Víctor teníamos video en casa! ¡Qué estupendo! Enseguida programé ciclos de películas e hice a mi madre socia de todos los videoclubs que hicieran falta, sólo tuve que tomar prestado su carnet de identidad. Además grabábamos películas de televisión, y los capítulos de series que no podíamos o no nos dejaban ver, todo el día para aquí y para allá con las cintas vírgenes.

Una de las primera películas que grabé fué “Supermán“, y me encantaba poner la tele a todo volumen con la música. Un día cuando la fui a poner me encontré a Jane Wyman en lugar de a Christopher Reeve. Efectivamente, mi madre había grabado Falcon Crest sobre el hombre de acero. Este incidente tan grave originó dos consecuencias: la primera establecer normas de uso y cada uno con sus propias cintas vírgenes, y si los padres no saben cómo se usa que pregunten a los hijos. La segunda consecuencia es que me enganché a Falcon Crest y a Angela Channing y grabábamos casi todos los capítulos.

15800540098_ef8da5c8cf_o

Vídeo β

3935646826_758f55d5c7_o
Beta es lo más, en todos los idiomas

Había encontrado al fin un amigo con el que compartir mi pasión por el cine. Jorge no sólo era un apasionado, sino que incluso vivía las películas con mayor intensidad, si eso era posible, y además era una fuente notable de información y modernidad interesante, influido por sus hermanos. Por si fuera poco tenía un Spectrum e incluso veía más películas que yo, lo cual me corroía de envidia. Resulta que su futuro cuñado se había comprado un vídeo Beta, que era lo más del mundo, y los fines de semana lo traía a casa de su novia para que su futura suegra y su prometida disfrutaran de películas en familia, sesión privada a todo lujo, como reinas. Yo le preguntaba a mi madre que por qué no tenía un cuñado, y ella ponía los ojos en blanco – Bueno, al menos cómpranos un video – Eso díselo a tu padre. Y claro, el lado oscuro no tenía el bolsillo para dispendios caprichosos.

Así pues Jorge presumía porque iba a esos nuevos negocios que se estaban abriendo, y que se llamaban videoclubs, y que su cuñado era socio de dos videoclubs, los dos mejores, y que iban a elegir las películas. ¿Te imaginas de repente tener en estanterías tantas películas como jamas podrías ver? Podías elegir una película como si fuera una lata de tomate en un supermercado, increíble.

8056239881_c4065c2ab8_o

Existían aparatos de vídeo de tipo VHS, Betamax y Video 2000, y envidioso queriendo fastidiar le dije un día en el ascensor al cuñado, que se llamaba José Ramón, que el mejor era el VHS. Entonces él se detuvo a explicarme: – mira niño, el vídeo 2000 es seguramente el mejor, porque puedes grabar música y películas, se rebobina solo y tiene mejor calidad, pero es un armatoste carísimo. El VHS es más barato, pero las cintas son grandes y se estropean con facilidad, hay que limpiar los cabezales con mucha frecuencia y lo que es inaceptable, es que la calidad de imagen es peor. El Betamax es el futuro sin duda, porque ofrece la mejor calidad de imagen a un precio adecuado, y se acabó. El Betamax es más pequeño, tiene mayor resolución (aprendiendo palabras técnicas nuevas mientras tanto) -unas 260 líneas de resolución horizontal y B/W 300 líneas y mejor calidad de sonido. ¿En qué mundo cabe que el VHS tenga más éxito? – Y me dejaba arrastrado con mi frustración, ¿para qué iba a perder tiempo con un mocoso como yo si lo que él buscaba era a la hermana de Jorge? – Me encantaba José Ramón. Además tenía un perro con carácter que se llamaba Rufo, un precioso Fox Terrier.
– Mamá, yo quiero tener una hermana para tener un cuñado con betamax y con perro – No te preocupes hijo, que estoy embarazada de dos meses y a ver si esta vez sí viene una niña, que ya estoy harta de tantos hombres en casa – Yo me quedé helado con la respuesta, se me había acabado la habitación para mí solo, y si antes aún tenía esperanzas de que en un superávit espontáneo nos cayese el vídeo, ahora con una hermanita iba a ser imposible.

6596642261_1a5c31c702_o