Category Archives: stop motion

El Imperio Contraataca

The empire strikes back
The Empire Strikes Back – Coca-Cola poster by Boris Vallejo, 1980

Y en pocos meses llegaba lo mejor, la segunda parte, “El Imperio Contraataca“. Obviamente los rebeldes no se iban a quedar sin castigo, Darth Vader debía organizarse y contraatacar cuanto antes, era evidente, lo normal. Casi sin tiempo para asimilarlo todo, ahí vamos los tres hermanos juntos a verla con mi madre. Luces fuera. Acción. La música a tope – ¡espectacular! – Empieza la película con esas letras que poco a poco se desvanecen en el espacio, y de repente estamos en el polo norte, empieza en la nieve, ¡¡bestial!! ¡Quién se lo iba a imaginar! ¿Pero qué hacen en la nieve? Y encima Luke se queda fuera de la base, puede ser que se muera congelado. Y viene un Yeti y ¡¡¡lo captura!!! Menos mal que la fuerza está prosperando y ya la maneja muy bien y se puede escapar. Para no congelarse le abre las tripas al animal que cabalga, que se llama tauntaun y que es una criatura mezcla entre Canguro y búfalo, y se mete dentro; bien pensado. Dice el tío: «Por fuera hueles mal, pero por dentro… Qué peste…» y hasta me llegaba el olor a la butaca de tan ensimismado que estaba en la escena. Pero las tropas imperiales llegan al planeta helado, Hoth se llama, y atacan con unos colosales elefantes mecánicos muy difíciles de destruir, los transportes acorazados todoterreno AT-AT. El Stop Motion de Harryhausen pero aplicado de otra forma, ¡¡qué genial!! La batalla es dura, pero lo consiguen y vencen los buenos, que son los rebeldes. Y es que son tan ingeniosos que discurren atarles las gigantescas patas mecànicas con cables desde las pequeñas y manejables naves voladoras, y una vez enredados caen y son màs fàciles de destruir. Otra batalla ganada.

Y aquí los protagonistas se dividen. Han tiene que ir a saldar una deuda y Luke se va a recibir clases particulares de Jedi.

Joe Johnston's early design for the AT-AT walker
Joe Johnston’s early design for the AT-AT walker

 

Advertisements

Jason Harryhausen

Jason
¡Efectos flipantes!

Nos mudamos a Oviedo. Me aprendí enseguida todos los cines de la ciudad, y mi madre, radiante por volver a Asturias, nos sacaba de paseo más a menudo. En los Cines Clarín echaban los sábados, más barato, reposiciones de películas antiguas, y estaban con una serie de Ray Harryhausen que incluía “El viaje fantástico de Simbad“, “Furia de Titanes” y sobre todo “Jasón y los Argonautas“, que se convirtió en una de mis películas favoritas instantáneamente. La estrella del ciclo era el estreno de “Furia de Titanes”, pero yo me quedé enganchado con Jasón y el vellocino de oro. Estás películas tenían un denominador común que yo no conocía, y ese era la animación en stop motion de Ray Harryhausen.

Simbad

Los efectos especiales, la fantasía aplicada a la imagen, me cautivaban; la escena de la hidra, la de los esqueletos luchando al final, el cíclope y sobre todo las sirenas llamando a Jason mientras él, atado en el mástil pedía a gritos que lo liberasen, y yo desde la butaca pedía que no lo hicieran, me ponían en trance. Yo creía que los esqueletos, al contrario que los fantasmas, existían de verdad, de hecho los había visto en algún museo, y que en cualquier momento podían hacer lo que hacían en la película, me parecieron mucho más reales y plausibles que ningún monstruo antes, y me preparaba con mi espada para el día que aparecieran, por ejemplo en el cementerio de mi pueblo.

La fantasía clásica de este mago de los efectos especiales era lo más en una época sin ordenadores ni nada que se le pareciera. Ver al cíclope rugir gigantesco en la pantalla tenía sobre nosotros el mismo efecto que el tren que llegaba a la estación en las primeras películas de los Lumiére, allá por su invención, cuando la gente gritaba pensando que la atropellaban.

Ahora lo veo y tiene aspecto viejuno, pero el arte de este hombre es innegable, por muchos años que pasen.

7th Voyage of Simbad
El cíclope nos aterrorizaba