Category Archives: Empire Strikes Back

Hola mi amor, soy yo tu lobo

Darth Vader
El artista tailandés Chawakarn Khongprasert insertó algunos personajes Star Wars en la iconografía medieval

“¡¡¡¡¡ Soy tu padre !!!!!”

La frase resonaba con reverberante eco en mi colapsada mente, en mis sueños, en mis pensamientos. Cuando tu padre es Darth Vader la cosa debe estar bastante chunga, a ver dónde andaba tu madre cuando lo conoció. Mi padre…¿era Darth Vader? El hombre llegaba de trabajar de un mal genio impresionante, muchas veces ni hablaba ni nos decía nada durante días y días, y la lógica del coscorrón seguía imperando, así que Luke no era el único que tenía un padre en el lado oscuro, pero él tenía la fuerza, y yo no. De todas formas sentía empatía estrecha con Luke, compartíamos las densas sombras del reverso tenebroso y queríamos vencerlas. Debe ser duro que tu padre sea el malo, pero debes de luchar contra él porque sabes que no tiene razón, le decía imaginariamente. Yo mientras tanto me tenía que espabilar para alcanzar el nivel, porque por mucho que practicaba no me salía nada de Jedi, excepto la capacidad de ubicar con escrupulosa exactitud a mi padre en el lado oscuro.

En esa época mi mejor amigo se llamaba Gerardo, pero no funcionaba. Lo había sacado de confirmación y por más que quería involucrarlo en mis películas no lo conseguía. No podía hablar con él de Star Wars ni de nada de cine, era más bien ñoño el tal rapaz. Se sentía seguro en la juventud católica, y sus padres eran otros seres zombificados de la ciencia ficción teológica. Contradicciones de la vida, o no, le gustaba mucho la Orquesta Mondragón y mayormente la canción “Caperucita Feroz”, número 1 del momento, que bailamos él y yo delante de todo el mundo imitando el estilo de un programa en boga que echaban por televisión: “La Juventud Baila“, en mi 11 cumpleaños. Nos echamos un baile espectacular – hombre contra hombre – como si nada, pasando por debajo de las piernas, abrazados…, él estaba encantadísimo, pero de cine ni pizca, una lástima. Necesitaba desesperadamente un amigo Star Wars.

Advertisements

¿Cómo que mi padre?

Coca-Cola poster by Boris Vallejo, 1980
Coca-Cola poster by Boris Vallejo, 1980

En el ultraveloz Halcón Milenario viajan Han Solo y su inseparable Chewbacca, la princesa Leia y C3P0. Son descubiertos por los malos, pero se esconden en un agujero de un asteroide escapando de las naves imperiales – ¿Qué extraño asteroide es este? – ¡¡y dentro hay mynocks!! – ¿Mynocks? – dice la princesa – “Esto no es una cueva” – dice Han – Y es que efectivamente no estaban en una cueva, sino en la boca de un pedazo de monstruo inmenso, un gigantesco gusano exogorth ¡¡qué alucinante!!

Y mientras tanto Luke, que va con R2D2, conoce a Yoda, que es un hombrecillo verde irritante y poca cosa, pero resulta que es el gran maestro Jedi: qué buena lección, no te fíes de las apariencias, respeta a todo el mundo. Pero Luke es un impaciente y quiere que todo vaya más rápido, y así es como entra en una caverna y se encuentra con el mismísimo Darth Vader, así, de repente, como sin venir a cuento, y yo me quedé petrificado como los de Pompeya pero sin volcán. Y entonces luchan y Luke le corta la cabeza pero se descubre que es él mismo el que está debajo de la máscara, y era todo una ilusión relacionada con su preparación para enfrentarse al lado oscuro. ¡Uff! No sé si me enteré bien, menudo susto, pero entonces Luke parte a la busqueda de Han y Leia que han llegado a Bespin, a visitar a un amigo, Lando. Resulta que Lando, que es un señor que parece salido de la Tamla-Motown, los traiciona y allí está Vader y toda la panda. El primero que se entera es C3P0, porque lo parten en dos, ¡¡¡pobrecito!!!. Pero luego los cogen a todos y Boba Fett, el mejor cazarecompensas de la galaxia, hace congelar a Han Solo en carbonita, y así se queda el hombre, hecho un bloque de hielo negro. Y llega Luke, y él como que va a parte, a por Darth Vader. Lando de repente se vuelve bueno otra vez, explica que no le quedaba otra opción cuando llegaron los imperiales, y les ayuda a escapar, pero Luke se ha encontrado con Vader y ahora sí, luchan. El Duelo final, éste de verdad. Y mientras luchan hablan, como hacen siempre en las películas. Y Luke le mete un sablazo en el hombro – ¡Bravo! – y Darth Vader le corta una mano – ¡la leche! – Y de repente Darth Vader le dice: “Soy tu padre”, y en ese momento si me pinchan no sangro. ¿Darth Vader es el padre de Luke? ¿Pero en qué cabeza cabe? pero…pero…no puede ser, ¿es de verdad el padre de Luke? – Mamá, ¿es su padre de verdad? – Calla y sigue viendo la película y te enteras – ¡Oh! ¡No! qué desgracia, y encima le pide que se vaya con él a hacer el mal en el lado oscuro, desde luego que esto no se lo esperaba nadie. Luke se queda tan atónito como yo, no puede ser, es mentira – “Tú sabes que es verdad” – dice Vader.

Es verdad.

Bajo el shock tremendo, Luke se tira por un tubo de ventilación – ¿No se habrá muerto? – No, porque lo encuentran sus amigos y lo rescatan, y se acaba la película. ¡Qué injusto! ¿Se acaba la película así? ¿Hay que esperar a la tercera parte que tardará tres años? ¡¿Tres eternos años?! A la salida tenían que haber puesto a un psicoanalista, porque salimos todos traumados.

El Imperio Contraataca

The empire strikes back
The Empire Strikes Back – Coca-Cola poster by Boris Vallejo, 1980

Y en pocos meses llegaba lo mejor, la segunda parte, “El Imperio Contraataca“. Obviamente los rebeldes no se iban a quedar sin castigo, Darth Vader debía organizarse y contraatacar cuanto antes, era evidente, lo normal. Casi sin tiempo para asimilarlo todo, ahí vamos los tres hermanos juntos a verla con mi madre. Luces fuera. Acción. La música a tope – ¡espectacular! – Empieza la película con esas letras que poco a poco se desvanecen en el espacio, y de repente estamos en el polo norte, empieza en la nieve, ¡¡bestial!! ¡Quién se lo iba a imaginar! ¿Pero qué hacen en la nieve? Y encima Luke se queda fuera de la base, puede ser que se muera congelado. Y viene un Yeti y ¡¡¡lo captura!!! Menos mal que la fuerza está prosperando y ya la maneja muy bien y se puede escapar. Para no congelarse le abre las tripas al animal que cabalga, que se llama tauntaun y que es una criatura mezcla entre Canguro y búfalo, y se mete dentro; bien pensado. Dice el tío: «Por fuera hueles mal, pero por dentro… Qué peste…» y hasta me llegaba el olor a la butaca de tan ensimismado que estaba en la escena. Pero las tropas imperiales llegan al planeta helado, Hoth se llama, y atacan con unos colosales elefantes mecánicos muy difíciles de destruir, los transportes acorazados todoterreno AT-AT. El Stop Motion de Harryhausen pero aplicado de otra forma, ¡¡qué genial!! La batalla es dura, pero lo consiguen y vencen los buenos, que son los rebeldes. Y es que son tan ingeniosos que discurren atarles las gigantescas patas mecànicas con cables desde las pequeñas y manejables naves voladoras, y una vez enredados caen y son màs fàciles de destruir. Otra batalla ganada.

Y aquí los protagonistas se dividen. Han tiene que ir a saldar una deuda y Luke se va a recibir clases particulares de Jedi.

Joe Johnston's early design for the AT-AT walker
Joe Johnston’s early design for the AT-AT walker