Monthly Archives: October 2015

Candilejas

Couverture du PARIS MATCH n°190 du 01 au 08 novembre 1952 : Charlie CHAPLIN maquillé en clown, avec Claire BLOOM en ballerine dans une scène du film "Limelight".
Couverture du PARIS MATCH n°190 du 01 au 08 novembre 1952 : Charlie CHAPLIN maquillé en clown, avec Claire BLOOM en ballerine dans une scène du film “Limelight”.

Agradecimos siempre la oportunidad de ver películas antiguas y reposiciones, así como ciclos de películas menos comerciales. Cines, Bancos, de repente montaban festivales de filmes en blanco y negro, obras restauradas, clásicos dorados sobre la gran pantalla. En el teatro Campoamor hicieron varias sesiones de películas de Charles Chaplin, incluyendo “La Quimera del Oro” que tanto le gustaba a mi bisabuelo. Al sentarme en la butaca pensaba en cómo debían de sentirse en la fecha del estreno, y se lo dije al hombre, que aún vivía con 88 años. “Nunca se han vuelto a hacer películas como éstas” repetía.

Fuimos a ver varias de ellas, entre ellas “El gran dictador” y “Candilejas“, que nos gustaron mucho. Fui a ver “Candilejas” con una amiga y su hermano, que era discapacitado mental, y el pobre hombre no paraba de llorar al final, que es bastante lacrimógeno. La película mezcla comedia y drama durante todo el metraje y provoca un vaivén de sensaciones que el pobre muchacho no pudo soportar, tuvimos que ir al baño y consolarlo, a sus 30 años, durante un buen rato: Sólo es una película.

Charles Chaplin sufría censura en EEUU por su trabajo anterior con Monsieur Verdoux, y cuando estrenó esta obra no tuvo éxito. El genio se marchó a Europa y Candilejas fue su última película americana. Dejó en ella una parte de la historia de su vida, porque es bastante autobiográfica. Se podría considerar además una despedida de dos grandes genios del cine mudo, porque sale además Buster Keaton. Dioses del pasado que ceden resignados el relevo a las nuevas generaciones.

La banda sonora de la película, compuesta por el propio Chaplin, es considerada entre las mejores partituras de la historia del cine. En 1973, veintiún años después, Chaplin recibió su único Óscar competitivo por esta brillante melodía, a los 83 años de edad. El aplauso fue ensordecedor, doce minutos.

7573014036_49c821703f_o

Cuando desperté, Darth Vader seguía ahí

15126229866_80991b9788_o
Padres: El Reverso Tenebroso

A pesar de ser conscientes de que nuestra película era una porquería, nos lo habíamos pasado tan bien que estábamos orgullosos. Pedíamos de nuevo la cámara para mejorar, ya se nos habían ocurrido muchas ideas, pero Carlos de repente no quería pedírsela a su padre, no se sabía por qué.

Unos días después Carlos me dio una cinta VHS para que le grabase la película del inspector de Hacienda, y me pidió que comprobase a ver qué tenía dentro para no grabar encima y proceder a grabar después. Así que cuando llegué a casa fui a buscar el punto adecuado para empezar a grabar y descubrí que lo que estaba grabado era una imagen fija de la pared del salón de casa de Carlos mientras se oía una discusión de sus padres. Muy fuerte, a gritos, su padre amenazando a su madre y su madre llorando y defendiéndose, y Carlos intervenía y se llevaba un bofetón. Se me puso la piel de gallina. Duraba más de media hora. Carlos me lo quiso contar de esta manera, no se atrevía a decirnoslo de palabra. Esta película era real. Darth Vader estaba por todas partes.

3334595237_f1c4df833a_o

La primera película

6309122127_328bb4a3ee_o
Pedazo de armatoste que conseguimos

Nosotros fidedignos amantes del cine, cinéfilos de pro y prometedoras futuras estrellas del celuloide, resulta que un día conseguimos una cámara de video e hicimos una auténtica porquería de película. El padre de Carlos nos prestó una cámara que no recuerdo de dónde la sacó. No era una cámara como las de ahora, con muchas posibilidades, pequeñas, manejables,… no. Era un armatoste enorme dependiente de un cable grueso que necesitaba quedarse muy quieto para que las imágenes no salieran en exceso borrosas. Por supuesto la primera prueba fue un baile de Zorba, que nos tenía enganchados, repito. Pero luego hicimos la película, y como no podíamos salir de casa, por el cable, pues desarrollamos una historia de interiores.

Un ladrón entraba en la casa por la ventana de la cocina, que era Jorge el malandrín. Una vez en la cocina cogía un cuchillo y avanzaba por el pasillo. Primer plano de la cara de Jorge con el cuchillo afilado cerca de su cara, sobreactuado como si le fuera la vida en ello. Entonces el inquilino de la casa, que es Carlos, aparece y reconoce al ladrón: – ¡eres el inspector de Hacienda! – En el encuentro el inspector grita para responderle: – ¡¡¡Tú me has defraudado!!! – y le persigue hasta la bañera y lo apuñala, claro, es que en la bañera no manchábamos nada de tomate-sangre. Y luego Víctor y yo veníamos a investigar el crimen. Víctor procedía a examinar el cadáver, abría la puerta y… Carlos de pié sonriendo. – ¡¡¡Que estás muerto!!! No te rías – pero ya fue imposible que Carlos hiciera de muerto sin reírse – Mira cómo me habéis puesto de tomate Solís – así que hicimos un cambio rápido de guión y lo sustituimos por un – ¡Gracias a Dios! Está vivo! – Y yo hacía de médico que me lo llevaba en ambulancia. Y se acababa la película porque en la tontería se nos había pasado el día y teníamos que devolver la cámara. Basura pura, hijos del peor Ed Wood.