Invasores de Marte

8537710541_83355ea8ca_o
La película antigua

Después de ver “Biggles” en los Brooklyn, un confuso viaje en el tiempo a la guerra mundial, salí disparado calle abajo para llegar con 15 minutos de adelanto al cine Ayala y entrar a ver “Invasores de Marte“. No había cola y conseguí una entrada en la primera fila de club, mi favorita de esa sala. No había nadie más en club, todo para mí, como en un cine privado de lujo total, pero al punto de comenzar la película llegó un hombre que se sentó junto a mí y me saludó. Yo le dije que qué quería y él me dijo que quería conocerme. Y yo le respondí que me dejase en paz o llamaba al acomodador, que si había venido solo al cine era porque quería estar solo, y no para conocer pervertidos, y que la sala estaba vacía y ya podía ir buscándose otra butaca lejana. El tío se marchó pitando, pero a mí ya me fastidió la película, que prometía verdaderamente. Me pasé el metraje vigilando por el rabillo del ojo que no volviera a aparecer el tipejo. Y por suerte no lo hizo.

El pervertido se parecía al marciano de la película antigua
El pervertido se parecía al marciano de la película antigua

El film era muy bueno. Era un remake de una película de ciencia ficción de los años 50 en el que un niño descubre una invasión extraterrestre al divisar desde su ventana como se estrella un platillo volante. Los marcianos están poseyendo poco a poco a los habitantes de la ciudad y al pobre niño nadie le cree, nadie se está dando cuenta de la invasión. Al final se despierta y todo ha sido un sueño…¿o no? porque la película acaba con el niño gritando aterrorizado y no se sabe qué ha visto. Y yo de reojo vigilando que no reapareciera el pervertido, esperaba no acabar gritando como acababa de ver en la pantalla.

La película tampoco tuvo éxito. A pesar de que su director era Tobe Hooper, que había hecho “Poltergeist” y “Lifeforce“, no acabó por funcionar. El productor, un millonario llamado Wade Williams, era un fan total de la ciencia ficción, y se preocupó de que la cinta moderna respetara y estuviera plagada de guiños a la original, como por ejemplo el marciano “Suprema Inteligencia”, que es idéntico al antiguo. Pero no gustó mucho por ahí. Yo me quedé encantado, aunque la nominaran a los razzies a los peores efectos visuales. Eran de Stan Winston y tenían un encanto que algunos no sabían apreciar.

INVADERS FROM MARS 1986 02

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s