Monthly Archives: March 2015

El corazón del ángel

513252187_620768b0a7_o
Corazoncito arrancadito

Hacer una buena película de miedo era un reto para los grandes autores, ya lo habían demostrado Kubrick y Friedkin entre otros. Los directores se apuntaban al miedo sin temor ni vergüenza y discurrían como hacer buenas películas con un punto sobre lo desconocido. El director Alan Parker ya tenía una sólida filmografía entonces, con películas como “El Expreso de medianoche“, “Fama“, “Pink Floyd: The Wall“, “Birdy“, y reunió juntos a Robert De Niro, Mickey Rourke, Charlotte Rampling y a Lisa Bonet, que estaba en auge después de su éxito en la serie televisiva “La hora de Bill Cosby“, para hacer un filme de intriga y suspense diabólicos. Nos gustó mucho “El corazón del Ángel“, una historia con diablo rodada en Nueva Orleans. No era exactamente una película de terror, ya que la película comprende varios géneros, pero podría decirse que es un filme de suspense y misterio con toques sobrenaturales de vudú, satanismo y de cine negro policíaco, mezclados dentro de una atmósfera densa, asfixiante y oscura. Al terminar la película sudábamos. Con los botones superiores de la camisa desabrochados fuimos al Centro Comercial de Simago y compramos un corazón de cerdo en la sección de carnicería, al cual le clavamos después unos alfileres de cabeza redonda, grande y coloreada que habíamos adquirido en un “todo a cien” mientras pensábamos en nuestros enemigos.

Hacía poco habíamos visto al padre de Jorge con esa señora rubia que no era su madre, quizás él pensaba en eso, no sé. Yo pensaba en mi padre también y en algún profesor, como el de química, que me había asegurado que jamás aprobaría con él. Carlos también pensaba en su padre y quizás en su abuela, toda una Angela Channing de Extremadura;  Víctor no tenía enemigos. Con el músculo cadáver acribillado de alfileres de bola, que quedaba bonito con todos los colores, en nuestras manos, como no sabíamos qué hacer con tal corazón sangrante una vez terminamos de pincharlo, se nos ocurrió arrojarlo por la verja al interior de una peletería de alta gama, como protesta por el asesinato de animales para hacerse abrigos. No me imagino la cara que pondría la dependienta al abrir la tienda por la mañana. Seguro que no pensó que se trataba del corazón del ángel.

513252779_9c7e29947f_o

Advertisements

Gothic

Gothic
El miedo de los adultos

El género del miedo por suerte también venía con otras presentaciones, más de mayores, y nosotros no dejábamos pasar ninguna película, por muy extraña que fuera, como ya se pudo apreciar cuando fuimos a ver Videodrome. Sin duda alguna que todo lo que oliera a terror pasaba por nuestros ojos. El surrealismo, o, digamos, la sugerente narrativa de un afamado director, por supuesto, nos atrajo. Se trataba de Ken Russell, un tipo muy particular que se había hecho famoso por mujeres enamoradas y otras películas que no habíamos visto, todas con algún tipo de polémica, como por ejemplo un desnudo frontal masculino en un filme de 1969, y múltiples censuras. Su estreno del año 86 era una obra que se llamaba “Gothic“, muy atípica y un punto histérica histórica sobre Lord Byron y la noche en que se ideó la novela de Frankenstein. A pesar de su bizarra puesta en escena, onírica e inquietante, obtuvo bastante éxito y fué nominada a muchos premios. Nosotros nos quedamos un poco aturdidos después de verla, luego se nos pasó. Ken Russell nunca dejó de estar aturdido, ni antes ni después de Gothic, y hasta llegó a participar en Gran Hermano VIP UK, en 2007. Directores diferentes e interesantes como Russell siempre hacen falta, que en Paz descanse.

2595064000_e87dcbe1a4_oUnos años más tarde vimos otra película sobre el mismo tema que estaba mejor y era española: “Remando al Viento“, del asturiano ovetense Gonzalo Suárez. En ésta conseguíamos seguir la trama más fácilmente, y estaba muy bien ambientada, pero a pesar de ello comenzábamos a diferenciar que en Góthic la atmósfera que se lograba era gruesa, más auténtica, como si en una importara más la comprensión lineal y en otra las sensaciónes sobre el espectador. Aprendíamos. Fué en este rodaje donde un poco conocido Hugh Grant conoció a Elizabeth Hurley y se hicieron novios por un tiempo.

Los españoles se apuntaban con más pena que gloria al carro de las pelis de miedo, vía subvención estatal, naturalmente, y vimos otra de Bigas Luna que se llamaba “Angustia“, rodada en E.E.U.U. con la actriz que hacía de medium en Poltergeist, una obra totalmente fallida, pero para la que Víctor creó una Banda Sonora particular, nada original. Era así: – ¡Angustia! ¡Angustia! ¡Ah! ¡Ah! ¡Ah! ¡Ah! – y cada vez que alguien se ponía nervioso la cantábamos.

El muñeco diabólico

16062417317_b7b1641ae8_o
Vaya regalito

Las películas de miedo se dirigían cada vez más a la juventud. Quizás porque en la ignorancia de la vida, del sufrimiento y de la muerte, eran los que más disfrutábamos de los terroríficos asesinos tipo Freddy o Jason. Los adultos que ya habían tenido experiencias de realidad terrorífica pues como que ya no. Las películas se adaptaban a las demandas de los adolescentes que querían ver unas buenas tetas, chicas rubias y exitosos maromos semianalfabetos pero cachas. El tema de la Infancia y sus temores también se llegó a explorar en los filmes de la época. Desde Poltergeist sabíamos que los muñecos, juguetes de niños, podían convertirse en monstruos, como el famoso payaso. En el secreto de Joey lo confirmàbamos, aunque para muñeco malo malísimo, ese fué el muñeco diabólico, Chucky, que fui a ver con Jorge ya un poco más de mayores.

Chucky es un muñeco excepcional, el juguete que todo niño desearía tener, lo más de lo más, lo último de lo último, la sensación del momento, pero tiene un pequeño inconveniente: está poseído por un asesino en serie. Un niño lo recibe por su sexto cumpleaños, y empieza a morir gente y a pasar cosas raras. Cuando la bondadosa madre descubre que el dichoso muñeco estaba funcionando a todo gas sin baterías, no sabe si alegrarse por el ahorro, o preocuparse por lo de la posesión. Muy divertida la película, que lleva guiños a otras pelis famosas, como El Reslandor, por Ejemplo.

Chucky le dice al niño antes de morir: – Amigos hasta el final – con carita de cordero degollado para apelar a la piedad del niño propietario en un último momento. Y el niño responde – sí, pero el final es ahora – y lo machaca. Y aplaudíamos excitados en la butaca.

– ¿Y nosotros seremos amigos hasta el final? – La amistad con Jorge no va a durar siempre, ya lo veíamos venir, nos íbamos a hacer mayores y estar poseídos por miles de cosas. Pero hasta entonces y hasta donde llegase, disfrutábamos compartiendo la vida y el cine.