Los Goonies

2662457075_42995a0cda_o
Goonie forever

Otra película para la que Jorge no me esperó fue “Los Goonies“. Cuando llegué a España ya sólo la echaban en los minicines, que era el lugar al que quedaban las películas relegadas después de las semanas productivas de más público. Yo me resistía a ir a verla solo, y además únicamente me quedaban unas pesetas para el resto del mes, aún largo. Mejor esperar. Pero caminando una tarde cuesta abajo en dirección a casa de mi abuela, me paré en el escaparate de Bazar Oviedo y vi que el dependiente había descolgado el Halcón Milenario. Entré a ver y lo estaba abriendo para un señor que estaba con su hijo pequeño, que en realidad quería un avión teledirigido, pero que era mucho más caro. Se lo compró y me quedé sin Halcón Milenario. Y encima se lo había llevado un mocoso que ni siquiera sabía nada de Star Wars, qué frustración. Tristeza humana. Desolación. Volví a subir la cuesta y me compré una entrada para “Los Goonies” con el último dinero que me quedaba. Al fin y al cabo estaba presentada por Steven Spielberg. Fue una decisión acertada, porque la película me gustó muchísimo.

La disfruté inmerso profundamente en toda la aventura, en la que me identificaba, por supuesto. Unos hermanos que se tienen que mudar por falta de dinero familiar y van a perder a sus amigos y vecinos. Un pueblo en la costa un poco aburrido y un grupo de amigos muy peculiares, un gordito, un oriental inventor, la chica guapa… De repente encuentran un mapa del tesoro en el desván y se ponen a la búsqueda del tesoro del pirata Willy el tuerto. Hay unos malos, los hermanos Fratelli, casi como nuestros vecinos los naranjitos del 4C, que los persiguen bajo el mando de la malvada madre, la estupenda actriz Anne Ramsay. Encuentran esqueletos en el camino (como el de Chester Copperpot), trampas mortales que salvan con pericia y un poco de suerte y, finalmente, encuentran el barco en una gran cueva, tal cual, y el tesoro dentro, con lo que se salvaba la situación económica de la familia. Y para cerrar Cyndi Lauper canta la canción de Los Goonies. Salí exultante de la sala y fui para casa por una calle distinta de la de Bazar Oviedo, que no volvería a pisar en meses. Y decidí quedarme para mí solo esta película, no le contaría a nadie que la había visto ni la discutiría con Jorge, al fin y al cabo tardaríamos en vernos el tiempo de las vacaciones de un verano. Era un asunto íntimo que me iba a guardar en el corazón, porque desde ese mismo momento yo era un Goonie.

???????????????????????

Advertisements

One thought on “Los Goonies

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s