Los Cazafantasmas

3680658023_852c00065a_o
Hay demasiados fantasmas

Jorge era un afortunado que se compraba las Bandas Sonoras de las películas y los discos que le daba la gana. Yo me contentaba con que a veces me grabara una cinta de cassette con una selección de temas, pero no tan a menudo como yo hubiera querido, porque el proceso era laborioso: Poner el disco, la cinta, darle al “record” justo cuando empieza la canción, escucharla entera y pararla justo al final. Luego cambiar de disco y volver a empezar hasta completar los 60 o 90 minutos de la cinta. Daba mucho trabajo. Yo necesitaba un tocadiscos pero no había manera. De todas formas seguía queriendo el vídeo antes que el aparato de música, y tampoco llegaba. Ahora que mi madre tenía un hijo más, que no nació niña como ella quería, sino varón, como todos, no había dinero ni humor para caprichos.

No sé si por eso o por qué, los ánimos estaban caldeados por casa y mi paternal Darth Vader tuvo un ataque de filantropía y nos llevó a todos al cine, y él también vino – ¡oh novedad! – después de tantos años vendría al cine con nosotros. Jamás imaginaríais la película que eligió: “Los Cazafantasmas“. Probablemente se dejó llevar por la publicidad tan extendida y machacona; y porque también tenía una canción pegadiza que sonaba a todas horas por todos lados. La historia es entretenida y mezcla fantasmas con humor, una comedia del más allá paranormal, sin pretensiones ni nada más que ofrecer que entretenimiento contando con la protagonista de “Alien” entre el reparto, Sigourney Weaver. Sin embargo fué un enorme éxito mundial y se hizo una secuela, lo que hasta a mi padre le pareció incomprensible.

La influencia del filme no nos poseyó como en otras películas, afectó poco a nuestro comportamiento tan permeable. Apenas llegamos a jugar con el aspirador por la casa buscando fantasmas y atrapando cortinas por un par de días. En el acto domiciliario de limpieza ectoplásmica descubrimos que los pelos de mi hermanito pequeño se rizaban muy graciosamente cuando le aspirábamos la cabeza, pero como tenía una piel muy sensible le quedaban rosetones y mi madre entró en cólera y nos quitó la diversión. Pobrecito mi hermanito. Luego se convertiría en mi hermano favorito a pesar de los experimentos.

13939187089_cb7190860d_o

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s