Gremlins

Gremlins1
Vaya regalo!

No éramos ningunos gamberros, sólo nos dejábamos poseer por el espíritu de las películas que veíamos – Sois unos auténticos Gremlins – nos decía Belén, la hermana de Víctor, y es verdad que es posible que estuviéramos un poco influenciados, porque acabábamos de ver la película y nos había gustado mucho, otra más bajo el nombre de Steven Spielberg. De hecho todos queríamos un Gizmo, pero claro, las consecuencias de un error serían demoledoras y con lo que llueve en Oviedo se mojaba fijo, tarde o temprano, porque no sé si se recuerda que el comerciante chino no le quería vender el bicho, pero por dinero un chico de la tienda lo vendió sin permiso.

El Gremlin no puede exponerse a la luz brillante, no se puede mojar y bajo ningún concepto puede comer por la noche. Pues bien, lo mojan y ¿qué pasa? pues que brotan por gemación explosiva varios Gremlins procedentes del primero – ¡Buff! – Y claro, es un descontrol y acaban por comer después de medianoche y ¿qué pasa? pues que dejan de ser unas criaturitas peludas y adorables para convertirse en unos seres asquerosos, traviesos y peligrosos que sólo se calman con películas de dibujos animados, como la de Blancanieves. Pues nosotros éramos una pandilla de traviesos, aventureros pero comedidos. No tan Gremlins, creo yo, aunque ya he mencionado que Blancanieves también me gustaba.

40211582_061dee45a7_o

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s