Una Nueva Esperanza

La alucinante fauna de Mos Eisley
La alucinante fauna de Mos Eisley

Efectivamente: momento vital estelar, nunca mejor dicho. Aquella notoria primera vez me quedé extasiado dentro de la contrariedad, porque la imaginación construida con la historia que me había narrado mi amigo Aitor no encajaba nada con la película que acababa de ver. Para colmo de males, Darth Vader se parecía al malo de “El Humanoide“, tan fastidioso (era al revés claro, pero yo no me daba cuenta). La princesa Leia era genial, con ese peinado de ensaimadas tan acertado y único. Cuando se proyectaba su holograma desde el robot R2D2 yo me maravillaba – Obi Wan, eres mi única esperanza – Los Jawas y los moradores de las arenas fueron una sorpresa, nunca me habían hablado de ellos, y el puerto Galáctico de Mos Eisley alucinante, los músicos, las criaturas, yo creo que no cerré ni los ojos ni la boca en toda la película. Han Solo era nuevo también, no estaba en la narración de mi amigo Aitor. Han era un caradura egoísta pero noble, oportunista y superviviente, un mercenario práctico con su amigo peludo de dos metros y medio: Chewbacca, que no hablaba, sólo gruñía. Una partida de ajedrez que jugaba contra Luke sobre un tablero redondo me marcó tanto que al mes siguiente me apunté a ajedrez en el colegio. Ya sabía, me lo habían dicho, que Obi Wan moría en la estrella de la muerte, que lo mata Darth Vader, el cual a partir de entonces, en mi cabeza, dejó de ser un nazi para ser peor aún si es posible, la maldad personificada. A pesar de saberlo sentí muchísimo que mataran a ese anciano. Menos mal que su espíritu quedaba con Luke como un fantasma de los buenos. En esta película no se respira ni un segundo, y ya al final el ataque, cuenta atrás. ¿Llegarán los rebeldes a destruir la estrella de la muerte, o será la estrella la que destruya el planeta? Hasta el último segundo en vilo…y de repente…Usa la fuerza Luke, usa la fuerza… Y se quita el asistente de disparador y todo el mundo que lo está siguiendo desde la nave madre lo flipa, – pero ¿qué haces Luke? – Y Darth Vader pisándole los talones ya lo tiene a tiro, ¡noooo! Pero reaparece Han Solo en el Halcón Milenario – nada de centenario, ¡¡milenario!!, que hasta alcanza la velocidad de la luz – porque parece que se ha arrepentido de irse con el dinero y machaca al malo que se queda volando por ahí… para que llegue la segunda parte que me había asegurado llegaría, sin mentir, el mencionado Aitor. Y Luke usa la Fuerza como le manda Obi Wan y ¡catapum!, destruye la Estrella de la muerte. Fantástico. Emocionante. Inolvidable. Espectacular.

Ralph McQuarrie, “Fighters low over Death Star
Ralph McQuarrie, “Fighters low over Death Star”
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s