La Naranja Mecánica

La Naranja Mecánica
Una Naranja Prohibida

Si lo mío con el cine ya era pasión, después de Supermán la situación se puso aún más nerviosa. Quería ir a ver absolutamente todas las películas, todas despertaban mi curiosidad, no quería perderme ni una.

Un domingo al volver del rastro con mis padres vi que echaban “La Naranja mecánica” (estrenada en España en 1975), la película prohibida. Si estaba prohibida ¿por qué la echaban? Porque ahora ya se ha muerto Franco y ya se puede ver. Fascinante, lo prohibido estaba disponible – ¡¡ Por favor, por favor, por favor, traedme a verla !! Desgraciadamente tenía dos rombos y estaba clasificada S, lo ponía explícitamente en el cartel, así que me quedé con las ganas.

¡Pero si la música es de Beethoven! –  ¡Y beben leche! – ¿¡Qué puede ser más educativo que eso!? – pero no había manera, de hecho si algún vecino la veía no lo comentaba, por si acaso era acusado de pervertido o algo parecido. Todavía quedaba esa sensación de lo prohibido y de esconderse en la gente de los 70. Y es que la publicidad hablaba de extrema violencia sexual, y en Inglaterra hasta la habían tenido que prohibir porque los adolescentes presuntamente imitaban a los protagonistas en actos violentos. Me fascinaba y me atraía mucho esta película tan capaz de provocar reacciones globales íntensas.

Esta sí que la ví en cuanto tuve edad y pude. La naranja no era una fruta rellena de tornillos como llegué a idealizar en mi niñez. Orange en español significa naranja, pero en verdad proviene de otra palabra: ourang, una palabra de Malasia donde el autor del libro, Anthony Burgess, vivió durante varios años. Esta palabra tiene otro significado y es el de persona. De esta manera, el escritor hizo un juego de palabras, y realmente, lo que el título significa es “el hombre mecánico”. Escritor y director, Stanley Kubrick, se entendieron bien y así salió la película. El señor Kubrick incluso redujo la violencia y por ejemplo la escena que en el libro presenta una violación de dos niñas, se convierte en una relación consentida con dos adultas. Aún así le dió muchos problemas en el estreno. La gente no estaba preparada para una crítica satírica tan punzante y brillante, nunca lo está. Beethoven como música radical ¿No es genial?

No puede ser tan malo si bebe leche
No puede ser tan malo si bebe leche
Advertisements

2 thoughts on “La Naranja Mecánica

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s