La Guerra de las Galaxias

Star Wars

Descubrí que el entorno de mi hogar era una fuente manipulada de información. Mis amigos de la escuela ofrecían alternativas más interesantes, sobre todo a nivel de películas. Ya me habían avisado de “La guerra de Papá” y la siguiente fue “La guerra de las Galaxias“. Casualmente guerra tras guerra.

Los compañeros de la clase que la habían ido a ver decían excitadísimos – ¡Tío! ¡es espectacular! – Lo de tío se empezaba a decir y a mí me lo tenían prohibido en casa, porque mi padre decía que era de macarras, pero en la escuela lo decíamos para todo -¡Tío! a ver si mi madre me lleva – respondía yo, pero nada. Mi madre, que siempre tenía muchas labores y que estaba muy cansada, quería ahorrarse complicaciones y respondía que es una película de mucha violencia y que salen muchos monstruos – Pero yo ya soy mayor – respondía – ¡casi tengo 7 años! – Pero tus hermanos son pequeños y no se pueden quedar solos, además todavía tienes miedo de la oscuridad y sueñas por la noche – Era verdad, así que me contentaba con pensar que quizás algún día me llevaría la vecina Chelo. Mientras tanto le pedí en la escuela a un niño, Aitor, que la había visto, que me la contase:
“Mira tío, hay una princesa en una nave espacial que la quieren secuestrar los malos, que son los de Darth Vader (se pronunciaba Darbader). Antes de que la atrapen consigue enviar a sus amigos un mensaje de SOS a través de dos robots, uno de oro y otro pequeño con ruedas, pero luego DarBader la atrapa y la encierra en su prisión de la estrella de la muerte, que es un planeta que en realidad no es un planeta, sino una nave espacial también, pero parece un planeta, y además lanza rayos que pueden destruir a verdaderos planetas enteros de un solo disparo. (Clarísimo).
Pues los robots encuentran a los amigos de la princesa, que están en un desierto lleno de peligros, y aprenden a usar la espada laser, que es como una espada pero que en vez de ser de hierro es de laser – tío, esto me quedó grabado por impresionante – y los amigos compran una nave que se llama el halcón centenario para ir a buscar a la Princesa – aquí una pequeña confusión, todos sabemos ya que el halcón no era centenario, sino milenario – Se cuelan en la estrella de la muerte y la rescatan, aunque casi mueren aplastados. Uno de los amigos, el viejo, muere luchando contra Darbader, pero los demás consiguen escapar. Se reorganizan y vuelven con todas las naves de los buenos a destruir la estrella de la muerte, vengar al viejo y acabar con Darbader. Pero el malo sale con su nave para que no lo consigan acompañado de dos naves más. Hay una lucha terrible, se disparan rayos y ¡plas! Una nave enemiga menos. Pero sigue la lucha, más rayos, y ¡plas! otra nave enemiga menos, ya solo queda Darbader y justo cuando tiene al bueno en la mira de su metralleta de rayos aparece por detrás el halcón centenario y le pega un tiro en el ala, y así el bueno consigue destruir la estrella de la muerte, pero la nave de Darbader no se destruyó, que consiguió escapar, por lo que, tío, yo creo que habrá segunda parte”

Así fue como mucho antes de verla que esta película entró en mi vida.

Star Wars Movie Poster 1977

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s