La reina de las amazonas

Kilma, la aguerrida salvaje
Las chicas son guerreras

Mi bisabuelo tuvo dos hijas, una de las cuales, obviamente, fue mi abuela, que se casó con un gallego guardia civil, tuvieron una hija y se fueron a vivir a Luarca, la perla blanca de la costa verde. Vivían en el cuartel y tenían como vecinos a mis otros abuelos, uno de cuyos hijos sería mi padre. Papá nunca fue un tipo muy social, más bien tirando a rarete. Un día de joven se marchó emigrando por aventura y por necesidad a trabajar en una fábrica de lácteos en Dusseldorf, Alemania, y cuando volvió, que debía venir muy necesitado de cariño, dejó preñada a mi madre. Como era el año 1970 se tuvieron que casar y marcharse de Luarca, del pueblo, para cambiarse a la ciudad, a Oviedo, un poco más anónima.

Mediante favores, mucho esfuerzo, su facilidad de idiomas y algunos enchufes, consiguió un trabajo en un banco que lo destinó en Bilbao. Y allí estábamos todos, mi padre y los tres hijos, con mi pobre madre, que yo creo que desde quedarse preñada no había vuelto al cine hasta ese día en que me llevó a la sesión continua del cine Olympia. Fuimos a ver “Kilma, la reina de las amazonas“. La segunda película de mi vida. A mí me parecía fantástico venir a ver este film que tenía un poster con una mujer en bikini como de prehistórica o salvaje, y un cofre de un tesoro como de piratas. – ¿Qué son amazonas, mamá? – Amazonas son las mujeres guerreras, hijo – ¿Y existen de verdad? – Por supuesto – No me gustaría nada toparme con una de esas, sinceramente. Nada que ver con Blancanieves.

Como era sesión continua quise quedarme a verla por segunda vez, pero a los pocos minutos de comenzar la repetición mi madre dijo – ¡basta!, que tengo mucho que hacer – y nos salimos con gran dolor de mi corazón. Yo no sabía que era una mala película serie B española de 1975. Ni que la protagonista era Eva Miller, una sexy señorita de muchas curvas que intentaba realizar una versión de Tarzán a lo femenino y un pelín erótico; a mí la película me fascinaba y quería más. Pero a mi madre le horrorizaba y nos tuvimos que marchar.

Es que fue morirse Franco y salir todas estas mozas
Es que fue morirse Franco y salir todas estas mozas
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s